La Caigua

domingo, 11 de diciembre de 2011
Historia y Descripción:

El fruto, que es la caigua propiamente dicha, es una baya que mide de 10-20 cm. de largo, de superficie es irregular con espinas suaves. Su color varía del verde oscuro al blanco. Presenta estrías longitudinales en su superficie. El mesocarpo es delgado y suculento, normalmente de 3-4 mm de grosor. Constituye la parte comestible. El endocarpo es blanco y esponjoso. Sus semillas son más o menos cuadradangulares, de aproximadamente 1,5 cm de longitud y negras rugosas. Se distribuyen en dos filas. La mayor parte del interior está hueco.

En Perú se cultiva en la región costeña, así como en el altiplano y en la selva alta hasta los 2.100 m sobre el nivel del mar.

Domesticada en los Andes, la caigua fue representada ya desde épocas tempranas en la cultura material de las sociedades prehispánicas, como los Mochica hacia el año 200 d.C.
Actualmente no solamente es conocida en la Amazonía del Perú, Ecuador, Bolivia y Colombia, sino que también se cultiva en otras zonas de América del Sur y América Central, así como algunas partes del Hemisferio Norte tropical.




Bondades Medicinales:

El fruto de la Caigua es excelente regulando el metabolismo de las grasas, reduciendo el colesterol de la sangre. La Caigua produce un doble efecto positivo, por un lado ayuda a reducir el colesterol LDL -también conocido como colesterol malo- y por otro lado ayuda a incrementar el colesterol HDL -conocido como bueno-. Este doble efecto convierte a la Caigua en un complemento ideal para personas con problemas de sobrepeso y colesterol alto.

El fruto de la Caigua forma parte de la alimentación cotidiana de los peruanos. Sus efectos benéficos sobre la salud han sido comprobados en una serie de estudios clínicos por lo que se le puede catalogar como un alimento funcional. Por otro lado la semilla es recomendada en el tratamiento de la hipertensión. En los frutos, que es la parte usada de la Caigua, encontramos la pectina, ácido galacturónico, un principio amargo: la picrina, sales minerales, y lo más importante: un compuesto esteroidal, constituido por una mezcla de sitoserol 3 beta-D glicósido, a la que se cree se deba sus excelentes efectos en el tratamiento del colesterol y triglicéridos.

Platos preparados con Caigua:

Caigua Rellena para 6 Personas



Ingredientes
  • 6 caiguas medianas.
  • 350 g (12 oz) de carne molida.
  • 1 tomate, pelado, sin semillas y picado.
  • 1 cucharadita de ajo, finamente picado.
  • 1 cebolla, finamente picada.
  • 2 cebollas, cortadas a la juliana.
  • 2 huevos sancochados, picados.
  • 1 ½ cucharada de pasas.
  • 1 ramita de huacatay.
  • 3 cucharadas de ají amarillo molido.
  • 2 ½ cucharadas de maní tostado y triturado.
  • 1 ¼ de taza de leche evaporada.
  • 3 huevos.
  • Aceite.
  • Pimienta.
  • Orégano.
  • Sal.
Preparación

Lavar bien las caiguas y cortar su parte superior como si fuera una tapa. Luego, vaciar con una cucharita. Ponerlas en una olla con agua y blanquearlas durante unos minutos. Escurrir y separar.

En una olla hacer el aderezo con la cebolla picada, los ajos y el tomate. Dejar que se fría unos minutos y luego agregar la carne molida, las pasas y el maní y cocinar a fuego medio. Sazonar al gusto. Una vez que la carne esté cocida, añadir el huevo sancochado picado. Con la mezcla de la carne, rellenar las caiguas.

Batir las claras de huevo a punto de nieve y después añadir las yemas. Seguir batiendo unos minutos más y sazonar. Pasar las caiguas por el huevo batido y ponerlas luego en una sartén con freírlas en aceite caliente. Una vez fritas,  retirar y reservar.
En una olla o sartén, calentar aceite  y aderezar las cebollas a la juliana, el ají amarillo molido durante unos minutos. Una vez que las cebollas estén tiernas, agregar la leche evaporada y el huacatay. Sazonar al gusto.

Poner las caiguas fritas en la mezcla de leche y dejar hervir unos minutos. Servir acompañado de arroz blanco graneado.

0 comentarios:

Publicar un comentario